jueves, 27 de noviembre de 2014

Escapadita prenavideña: Porto

Buenas tardes! 

Este año el puente de diciembre cae en fin de semana y que mejor manera que aprovecharlo dándose un homenaje y disfrutar de una de las ciudades más bonitas y agradecidas de Portugal. Bonita porque ya se vislumbra un poco en las fotos lo maravillosa que es y agradecida porque en un fin de semana se puede conocer casi por completo y en plan relajado, sin agobiarse ni tirarse de los pelos ;)
Vista de la ciudad desde la Catedral de Porto
A mi personalmente me gusta mucho descubrir las ciudades callejeando y ésta es bastante fácil de disfrutar a pie, además hay que tener en cuenta que no hay aparcamientos gratis así que yo recomiendo dejar el coche en el hotel y moverse a pie o en transporte público. Cuando estás en Porto, como en culquier ciudad o pueblo, hay ciertos monumentos o actividades que no puedes dejar de hacer o visitar y en mi opinión de vuestra lista no puede faltar:
  • Plaza de la Libertad y Avenida de los Aliados: es una enorme avenida con tiendas, cafeterías, loung bar rodeándola y con el Ayuntamiento de Porto " presidiéndola".
Ayuntamieto de Porto

  • Visita a la librería Lello e Irmao: bien sea porque eres un friki y te has visto todas las pelis de Harry Potter, porque te encantan los libros o porque las escaleras de madera de formas sinuosas te vuelven loca, tienes que pasar por aqui sí o sí. Te aviso que no permiten hacer fotos! Pero también te digo que no la olvidarás, elegir entre sus montañas de libros y rodeada de esa decoración es algo sublime.
  • Subirse a un tranvía de todos los que pasan por la ciudad, si no tienes mucho tiempo da igual, tú sube aunque sea para un par de paradas, las calles se ven desde una perspectiva distinta.
Además ayuda muchísimo para algunas cuestas que las ves imposibles

  • Tomarse un café en el Majestic: es un café antiguo, con estética de años 20 y un piano en medio del local (un oasis que te salva de una mojadura en mi caso). Se debe disfrutar con un expresso en la mano y conversando de manera relajada. No aconsejo pedir para comer ya que me pareció algo caro...
  • Estación de tren San Bento: así como entras en la estación desde la calle descubres que todas las paredes están alicatadas con los típicos azulejos blancos y azules que tan típicos son de la ciudad, los andenes están protegidos por una estructura metálica característica de las estaciones antiguas y que tanto me gustan, me puedo pasar horas contemplándolas, no sé porqué pero me ocurre desde niña cuando bajaba del tren en Santiago de Compostela.
Esas estructuras se me antojan hipnóticas
  • Mercado do Bolhao: y mezclarte con los vendedores de frutas y verduras que lo abarrotan
  • Iglesia y Torre de los Clérigos: no te puedes ir de Porto sin subir los 200 escalones de la torre, aunque al llegar a la cima la recompensa te hará olvidar el esfuerzo y la entrada a la torre son sólo 2 euritos, y la vista panorámica sobre la ciudad no tiene precio. Aviso a navegantes! Cierra a las 19:00!
  • Catedral de la Sé de Porto: está muy cerca de la estación de San Bento, en la arte más alta de la ciudad, la entrada a la iglesia es gratuíta aunque para entrar al claustro hay que pagar una pequeña entrad. Está declarada Patrimonio Nacional de Portugal.
  • Iglesias: podría poner nombres y nombres pero yo soy más de pasear por la ciudad y cuando una me llama la atención me paro.
Los azulejos blancos y azules simulando escenos y dibujos son algo constante
  • Funicular: existe un funicular que une la parte alta de la ciudad con la baja ( junto a la ribera del río) cuyo viaje dura aproximadamente 2 minutos pero que a mi me resultó divertido sobretodo porque no sabía que existía y lo descubrí por casualidad, y probablemente fue de lo que más me gustó. Además el viaje es baratito ya que entra en la tarifa del Andante ( una tarjeta de transporte que se puede sacar en cualquier estación y que se recarga fácilmente).
  • Ribera del Douro: la zona de la ribera está llena de restaurantes donde te preparan el bacalao o te deleitan con otros platos preparados con productos de la región. Al cruzar el puente Luis I pasas a la zona de las bodegas donde puedes concertar visitas y catas. También en el puerto puedes coger un barquito para hacer un crucerito por el río.
Puente Luis I
Calle del centro
  • Palacio da Bolsa: imponente a un lado de una de las plazas de la ciudad llama inmediatamene la ateción del visitante. Cobran entrada para visitarlo pero sigue siendo razonable el precio comparando con lo que se ve además de ser visitas guiadas, lo cual siempre es de agradecer.
Palacio da Bolsa
Espero que os animeis a visitarla porque además de ser fácil de visitar, es muy bonita y barata. Yo, por ejemplo, reservo los hoteles cuando voy a Portugal en booking ya que comparado con otros buscadores de hoteles es el que me parece que me da mejor relación calidad-precio, además de no haberme dado nunca problemas y los comentarios de los usuarios por lo general son de gran ayuda.

Saludos viajeros y hasta la próxima entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario